Caer está permitido. ¡Levantarse es obligatorio!

(Proverbio ruso)

Este es el resultado de la encuesta realizada por la firma Lovetts.

Preguntadas las empresas por identificar los problemas más importantes que padecían en estos momentos de crisis generalizada los resultados han sido muy claros.

Tres problemas han sido destacados del resto con la valoración de “importante o muy importante:

  • Caída de la demanda                                63%
  • Incerteza económica                                58%
  • Competencia en precios                          56%

Los mercados se han contraído, como es lógico, y no es de extrañar que la reacción de las empresas haya sido reducir precios para estimular la demanda.

El efecto negativo es que se reducen los márgenes. Si las empresas venden menos y con menos margen la situación se torna muy, pero que muy, delicada.

Seguir por esa vía conlleva fácilmente a entrar en pérdidas y la espiral negativa puede llevar a la disolución de la empresa.

¿Qué hacer? Concentrarse en el cashflow y pensar estrategias para remontar en ventas. Nuevos mercados en expansión. Nuevos productos que dejen atrás los actuales, los de la empresa y los de la competencia. Repensar el modelo de negocio.

En definitiva, replantearse la empresa y su modelo poniendo atención en lo que piden actualmente los consumidores y ser los primeros en dárselo.

Anuncios